Usted está aquí

Campaña de Salud Oral “Dientes Limpios Niños Sanos"

La LBV realiza la Campaña de Higiene Bucal en el área rural, bajo la siguiente hipótesis: Los niños del área rural no tienen el hábito de lavarse los dientes.

Un estudio realizado por la OPS/OMS indica que en Bolivia el 89 por ciento de la población sufre de caries dentales y es el segundo país, después de Paraguay y antes de Chile, en las estadísticas de esta enfermedad.

El índice es que 4,7% de niños y niñas con dientes con caries, perdidos y obturados, son en los menores de doce años

La salud bucal es parte de la salud integral de un ser humano, por ahí ingresan los alimentos. Si un niño está con dolor de muelas, no estudia bien, no puede tratar adecuadamente su alimentación, inclusive ello contribuye a la desnutrición, a la fiebre reumática y a muchas patologías

Ante esta problemática la LBV contribuye con los programas de prevención, promoción de la salud oral, concientizando a la población sobre la importancia de contar con dientes sanos y protegidos, para ello realiza la campaña de prevención, en las unidades educativas del área rural, para mejorar la salud oral de los niños y niñas y crear el habito de higiene bucal, orientando a los alumnos, profesores y padres de familia sobre la importancia del cuidado de los dientes.

El objetivo es fortalecer las propuestas y campañas del Ministerio de Salud para prevenir y reducir el índice de caries y enfermedades buco dental existente en la población infantil del área rural de la ciudad de La Paz.

La Campaña de Higiene Bucal “Dientes Limpios Niños Sanos, es realizada en tres etapas. En la primera es hecha, por doctores y estudiantes de medicina, la revisión en todos los niños y niñas para saber cuáles pasos a seguir. En esta misma etapa los niños son orientados por los profesionales sobre la correcta forma de cepillarse los dientes y también reciben de la LBV un kit con productos de higiene bucal (cepillo, pasta, jaboncillo, toalla, vaso).

Se arma en cada escuelita un rincón del cepillado, donde los profesores son los responsables de diariamente motivar a los alumnos a la práctica de la limpieza de los dientes. Al final de la tercera etapa, los profesores que lograran alcanzar los objetivos planeados son reconocidos por la LBV.

En la segunda etapa los odontólogos y alumnos de reconocidas universidades realizan tratamientos más profundos y vuelven a reforzar, con los niños, la técnica del cepillado y la aplicación de Flúor. La LBV, repone a los mismos la pasta dental y el cepillo de dientes.

En la tercera etapa, además de volver a repetir todos los pasos de la segunda etapa, los profesionales hacen, juntamente con los miembros de la LBV una evaluación para medir el aprendizaje de los atendidos en la campaña.

En general, anualmente son atendidos cerca de 500 niños, niñas y adultos.